• enero 29, 2023 9:42 pm

El Proyecto Teatro del Pueblo, un refugio para la comunidad inmigrante

En la ciudad de Nueva York la inmigración siempre se ha visto como uno de los temas más determinantes que se consolida en nuestro día a día a través de su impacto económico, social y político, rara o muy pocas veces se alude a la configuración del arte como método de expresividad.

Los inmigrantes en la ciudad de Nueva York tendrán un nuevo lugar para expresarse artísticamente, después de que el alcalde Eric Adams anunció que el People’s Theatre Project (PTP), una organización sin fines de lucro dirigida por inmigrantes y mujeres, será propietaria y operará un Centro de Artes Escénicas e Investigación de Inmigrantes (IRPAC), en Inwood, Manhattan.

Las autoridades de la ciudad anunciaron que una vez se construya el centro se amplificarán las voces de las diversas comunidades de inmigrantes de la ciudad de Nueva York, además cultivarán el trabajo de artistas y organizaciones artísticas locales.

Esta organización artística fundada hace más de 14 años por la artista de origen dominicano Mino Lora, fue seleccionado a través de una solicitud abierta de expresiones de interés realizada por la Corporación de Desarrollo Económico de la Ciudad de Nueva York (NYCEDC) y el Departamento de Asuntos Culturales de la Ciudad de Nueva York (DCLA).

Según indicaron las autoridades, la ciudad invertirá $15 millones para ayudar a PTP a adquirir un centro cultural que ofrecerá un teatro más equitativo y representativo de inmigrantes, además, el DCLA proporcionará $75,000 para ayudar a PTP a prepararse para operar el nuevo espacio.

Desde su fundación en 2009 esta organización artística Proyecto Teatro del Pueblo, se ha establecido en Washington Heights e Inwood haciendo teatro con y para las comunidades de inmigrantes para construir un mundo más justo y equitativo.

El nuevo centro que también proporcionará un espacio de ensayo y actuación accesible servirá para que los miembros de la comunidad puedan disfrutar de espectáculos musicales y de danza en vivo, proyecciones de películas y otros eventos comunitarios que beneficiará principalmente a las personas del Alto Manhattan.

En sus presentaciones teatrales las personas verán reflejadas las experiencias de los inmigrantes que han llegado a la ciudad de Nueva York. Además, para los niños y las familias, el centro ofrecerá festivales, matinés para estudiantes, excursiones, y programación de socios comunitarios.

El centro será el hogar de PTP Company, un conjunto profesional multilingüe de artistas inmigrantes de color, y de PTP Academy, un programa de liderazgo en teatro y justicia social dedicado al desarrollo holístico de la juventud inmigrante.

Todos los participantes en la academia reciben una beca completa. Desde 2009, PTP ha involucrado a más de 10,000 jóvenes latinos, negros e inmigrantes de color en sus asociaciones y programas públicos.

El principal problema que el Proyecto Teatro del Pueblo ha tratado de resolver es que, durante demasiado tiempo, a los inmigrantes y las personas de color se les ha vendido la historia de que tienen poco valor en nuestra sociedad y que sus voces no importan.

Los directivos de la organización artística se han enfrentado a algunos de los mayores desafíos que nuestro mundo jamás haya visto.

Remarcan la urgente necesidad que la ciudad de Nueva York y el país necesita al adquirir un compromiso cívico más profundo en las comunidades, pero los inmigrantes y las personas negras y latinas no se ven representados en el sueño americano y muchos se sienten impotentes para marcar la diferencia, según destacan sus directivos.

El centro también ofrecerá a la comunidad

Programación cultural semanal para personas mayores, en asociación con centros locales para personas mayores; alquiler de espacios de estudio y teatro subvencionados para artistas locales; exhibiciones de arte de artistas visuales locales e inmigrantes y un hogar para compañías residentes, socios y artistas individuales.

Además, el centro servirá como centro comunitario de investigación de la historia de los inmigrantes. PTP se asociará con la Biblioteca Pública de Nueva York para brindar investigación y programación literaria que permitirá a los miembros de la comunidad explorar la experiencia de los inmigrantes a través de becas y artes escénicas.

PTP también continuará las conversaciones con instituciones dominicanas sobre tener presencia en el espacio para enriquecer el aprendizaje cultural y la historia de los inmigrantes que es tan importante para la comunidad de Inwood.

El espacio de 17,000 pies cuadrados del centro estará en un nuevo edificio de uso mixto y de ingresos mixtos ubicado en 407 West 206th Street. El centro tendrá un teatro mediano flexible, un espacio de actuación más pequeño, estudios de ensayo, salas de práctica insonorizadas y espacio de galería.

Se espera que la construcción del centro comience en julio de este año. El proyecto está programado para completarse en 2027. El centro se nombrará con el aporte y la colaboración de la comunidad.

¿Qué impacto tendrá este proyecto en la comunidad latina e inmigrante?

– Creo que tendrá un impacto grande porque es el primer centro cultural dedicado a inmigrantes en la ciudad de Nueva York y por lo que sabemos también en el país. Así que va a ser un modelo que esperamos se pueda replicar en otros barrios latinos e inmigrantes en Nueva York y a través del país.

Así que creo que puede ser un gran ejemplo de cómo la cultura puede estar encajada con el empoderamiento de nuestras comunidades.

¿Desde que tu creaste el proyecto Teatro del Pueblo como se han beneficiado los latinos e inmigrantes?

– Desde que empezamos, una de las formas que nosotros nos hemos visto beneficiados es a través de los programas que ofrecemos. Nosotros hemos trabajado con más de 10.000 personas, la mayoría de ellos jóvenes inmigrantes ayudándolos a reconocer el valor de su cultura, de sus identidades y ayudándolos a aprender el idioma cuando trabajamos en las escuelas.

También hemos usado el teatro como una forma de educar a nuestra comunidad y a la comunidad inmigrante sobre los derechos que tienen y los recursos que existen aquí en la ciudad de Nueva York.

Hemos hecho colaboraciones con el Departamento de Inmigrantes en la ciudad de Nueva York, con la oficina de la Fiscalía para prevenir abusos hacia los inmigrantes y fraude, entre otras cosas.

Así que estos han sido parte de los beneficios, hemos visto a nuestra comunidad, ser más educada sobre todos los recursos que tenemos y los derechos que tenemos en nuestra ciudad.

¿Cómo va el centro a reflejar el barrio donde está ubicado?

– Para nosotros es tan importante que este centro suene y se vea como el Alto Manhattan. Esto lo vamos a lograr a través de muchos talleres, conversaciones que, de hecho, ya han empezado con artistas locales, con dueños de negocios pequeños en el barrio, para que los colores que se usen, el estilo que tenga el espacio de verdad refleje la cultura del barrio de Washington Heights.

Si bien es un barrio mayormente dominicano, también es un barrio muy caribeño donde tenemos muchas personas centroamericanas y de muchas otras culturas, en su mayoría latinas que están bien representadas.

Queremos que eso esté reflejado en el arte, que se presente ahí, no solamente de estoy hablando de arte en las paredes y murales con artistas, sino las obras de teatro y los bailes que se presenten y el tipo de programas que van a estar ofreciendo. Vamos a reflejar los idiomas que hablamos en el barrio, los sonidos y colores del barrio también.

Nueva York históricamente ha sido un refugio para inmigrantes ¿Cómo ustedes hacen para lidiar con tantas culturas?

– Bueno, algo que para nosotros ha sido la verdad, como un gran gozo porque empezamos muy enfocados en la comunidad dominicana, debido a que yo soy la fundadora y soy dominicana, pero a través de los 14 años que tenemos hemos expandido eso.

Hoy en día, nuestros artistas que son inmigrantes representan a todas partes del mundo. Tenemos artistas de Asia, África, de Centroamérica, de Sudamérica. Así que, de verdad, cuando en nuestras obras y en nuestro trabajo, tú oyes tu idioma y ves reflejado en las obras de teatro las experiencias vividas de tu propia cultura, eso es una forma como nosotros hemos podido lidiar con la diversidad de cultura de todos los inmigrantes.

Y claro, no todavía representamos todos los inmigrantes que existen en Nueva York, pero vamos a tratar cada vez y con este centro, vamos a seguir expandiendo bien la historia de quiénes somos como inmigrantes en este país.

¿Con este nuevo proyecto ayudarán a combatir la retórica del odio hacia la comunidad inmigrante?

Si 100%. Este espacio no solamente va a ser un sitio donde vamos a contar cuentos, va a ser un sitio donde vamos a organizarnos como comunidad, queremos que sea un espacio cívico y un sitio donde los jóvenes, adultos y ancianos puedan venir a organizar sobre temas que le impacten, ya sea abuso policial, sea discriminación de vivienda por ser inmigrantes, incluso que se puedan registrar para votar.

Así que, cómo puede ser este un centro donde no solamente combatimos el odio a través de las presentaciones, porque eso es parte de lo que hacen las obras.

Los inmigrantes y los artistas no reciben el valor que merecen. ¿Creen ustedes que este proyecto servirá para que los artistas e inmigrantes latinos puedan expresar sus temores, sus alegrías y sus experiencias en general?

– Claro que sí y algo que agregaría acá es que nosotros en el Teatro del Pueblo creemos que todos somos artistas. Así que, aunque quizás sea alguien que vino a este país hace 30 años y ha estado fajado trabajando y nunca en su vida sea reconocido como actor o artista. Solo esperamos que esa persona también venga y presente sus historias y sus obras.

Y lo hemos visto, eso ha pasado. Nosotros trabajamos con personas comunitarias, con miembros de la comunidad, que no son artistas profesionales, así que esperamos que este centro sea un lugar donde no solamente los artistas puedan expresar sus temores, sus miedos, sus alegrías y sus luchas. Pero también nuestros vecinos, sin importar quienes sean, también encuentren aquí un refugio en este centro.

Los inmigrantes tenemos un vacío cuando llegamos a otro país. ¿El proyecto Teatro del Pueblo a través de sus diferentes obras artísticas ayudará a los inmigrantes llenar ese vacío?

– Nosotros lidiamos mucho con eso de que no soy de aquí ni de allá. Venimos acá y como bien dices, tenemos un vacío que es difícil de llenar.

Mi esperanza es que el centro sí ayude a llenar un poco ese vacío y más que nada, a conectarnos unos con para que no nos sintamos solos. Yo creo que eso sí es algo que se va a poder crear dentro del centro.

¿Qué espera El Teatro del Pueblo que el público latino aprenda o entienda sobre las artes como ocupación laboral para inmigrantes en la ciudad de Nueva York?

– Yo creo que algo que si va a enseñar esto es que las artes es una forma también de ocupación laboral porque hay muchas profesiones que existen detrás del escenario, y la administración de centros como este, necesitan a inmigrantes para que lo manejen.

No es solamente como actor, sino también de las personas que están detrás de escena, como financieros, como contables, como los que manejan los programas educativos que tenemos en el departamento de educación.

Así que yo espero que los inmigrantes alrededor de Nueva York sepan que este es un sitio donde pueden venir con sus talentos y ojalá no solamente quizás vengan también y consigan trabajo, porque vamos a tener que expandir todos los talentos que tenemos y atraer esos talentos para llevar a lo alto las artes que son tan importantes para nuestra salud mental, para la comunidad social y para educar a nuestras comunidades.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solverwp- WordPress Theme and Plugin